Programa de Acompañamiento e Intervención Integral a Víctimas del Conflicto Político, Social y Armado Interno. 

 
sábado, 1 de junio de 2013

LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER: UN DRAMA CRECIENTE

0 comentarios


LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER: UN DRAMA CRECIENTE
El drama de la violencia contra la mujer parece no tener fin y por ello se hace necesario que el mismo sea una obligación de los estados para acabar con esta vergüenza que atañe a toda la sociedad donde los hijos son los más perjudicados y que por lo tanto tiene muchas aristas y también consecuencias que plantean nuevos problemas de tipo social.

Bajo esta introducción se presenta la vida de: MARIA DAYANA, mujer de veinte años que ya tiene dos hijos y que ha sufrido la dureza de la vida aún más porque es victima de la violencia intrafamiliar.

 Por ello ha huido de su hogar en el sur del departamento del Huila y ha venido a Neiva buscando protección en casa de familiares. Ella no quiere llegar al extremo que se ha presentado en el cual las mujeres tienen que recurrir al homicidio para librarse del lastre que significa tener un esposo que las persigue pero además las maltrata afectando la estabilidad del hogar.


¿Pero que hacia María Dayana antes de estar en esta situación?:

María es oriunda del municipio de Suaza, ayudaba en los que aceres de la vivienda aunque sus padres no pudieron costearle todo el bachillerato si le alcanzo para llegar al grado noveno de aprobación. Luego quiso estudiar en el SENA y efectuó un curso virtual de secretariado, allí conoció al que sería su esposo. Luego de una corta etapa de noviazgo se casaron y aunque tenían dificultades se fueron organizando y ella quedo embarazada de su primer hijo.

 “Fue muy bonito lo que viví en ese primer año de casados. Todo se hacía con ilusión nos faltaba todo, pero todo se hacia con voluntad y con ilusión”. Afirma maría.
“Ya con esta nueva obligación el, entro en una etapa de desconcierto y alejamiento, empezó a beber más de lo acostumbrado y a golpearme”

Su esposo que se llama: José Manuel trabaja en construcción y por lo tanto se tenía que ausentar del hogar por cuestiones de trabajo, pero era muy responsable con el sustento de la casa. Con el nuevo miembro del hogar las cosas se pusieron duras para la familia, sin embargo se siguió con la ilusión de darle una bienvenida al nuevo miembro de la familia y así fue como nació: Nicolas O Nicolasito como fue conocido por la familia.

Al respecto Dayana afirma que: “La llegada de Nicolasito fue como un respiro para todos. Empezando por el y por mi. Nos dio nuevas ganas de seguir adelante con nuestras vidas”.

Con la llegada del nuevo integrante María Dayana se vio en la necesidad de ayudar a su esposo y fue así como se empleó en una heladería de la población donde se ocupo por medio tiempo. Destinaba las tardes para el trabajo y así llegaba con dinero para el hogar sin dejarle toda la carga a su esposo.

Luego de un tiempo la vida les dio la oportunidad de otro hijo pero los ataques que recibían maría y su hijo mayor por parte de su esposo aumentaron.


Por los antecedentes de su esposo, maría  instauro una caución hacia José, pero este siguió en su persecución pidiéndole que volviera con él. Ella acepto ante la necesidad de tener algún respaldo económico y debido a la llegada de su segundo hijo, pero los golpes y las injurias continuaron obligándola a dejarlo.

Como última solución maría se trasladó a la ciudad de Neiva, se encuentra viviendo donde unos amigos y viviendo de la caridad de familiares y allegados. Hoy en día María Dayana se debate entre la tristeza y el desconsuelo de quedarse desprotegida y sin ningún respaldo que le garantice el bienestar de ella y de sus hijos.
“La vida que estaba teniendo con mi marido al final de la relación era un matrimonio sin ningún tipo de consideración y respeto. Por el contrario el ambiente en la casa se puso pesado y sin ninguna perspectiva buena me tuve que venir dejando a ese desgraciado”. Dice María

¿Y ahora que está aquí cuál será su futuro? Le preguntamos a María Dayana y ella responde que: “El futuro es aún incierto. En estos momentos estoy esperando que me llamen de un trabajo al cual pase la hoja de vida. Espero sí seguir luchando por mis hijos pero también necesito olvidarme del pasado que tuve con el papá de ellos. Es un pasaje para olvidar de mi vida”.



Porque ellas a pesar de todos los inconvenientes presentados y de muchas veces tener una sociedad en contra, se hace necesario decir que son unas mujeres con una esfuerzo que envidiaría cualquier hombre. Con una capacidad de sobreponerse a todos los inconvenientes y de llegar a las metas propuestas que es la de sacar adelante a su familia que eso si es lo importante.       


* imagenes www.google.com.co 

Leave a Reply

 
Programa de atención a víctimas © 2013 socialmediadigital.biz & . Perzonalizado por: SMD

Todos los derechos reservados Email: pavipcomunicacion@gmail.com